Cargando...
Saltar al contenido

Las abuelas maternas, son las señales más evidentes de que el amor puro existe

Loading...

Ellas no luchan con el rol de autoridad que lidiamos las madres.

Las abuelas, se convierten en cómplices de travesuras para los pequeños y muchas veces no pueden darles un “no” de respuesta.

Las abuelas maternas, aman pasar tiempo con los niños: en casa bañándolos una noche, dándoles leche, contándoles o cantándoles canciones para que duerman. Al igual, que disfrutan los paseos que puedan tener con sus nietos por el parque bien se caminando o si les toca empujar el cochecito, mientras comparten una dulce merienda.

Loading...

Ellas son las mujeres ideales, para llenar de besos a esos bebés y también enseñarles una canción o un baile quizás, sin ningún tipo de pena. Las abuelas, les enseñan que no deben preocuparse o importarles lo que los demás opinen sobre ellos, siempre les recalcan que lo más importante de todo es que su felicidad es lo primero.

Para las mamás, ya es rutina todas estas cosas y a veces hasta aburre. Pero, cuando eres abuela, el panorama cambia, estas rutinas con estos pequeñines, se vuelven experiencias inolvidables y que no están dispuestas a perderse por nada. Saben que cada día es un regalo que deben aprovechar con sus nietos.

Gracias a todas esas abuelas, que hacen que los días de nuestros hijos sean únicos y especiales.

Loading...